EcoHabitar

EL PORTAL DE REFERENCIA EN BIOCONSTRUCCIÓN

Las posibilidades constructivas de la piedra en seco

La piedra en seco es una técnica constructiva utilizada desde tiempos prehistóricos.

Cuando las personas empezaron a buscar lugar para sus asentamientos y trabajar la agricultura, las necesidades derivadas de esta forma de vida sedentaria se resolvían con los recursos disponibles a su alcance.

En zonas donde abundaba la roca empezó a desarrollarse la cultura de la piedra en seco que, poco a poco y con ingenio, ha ido generando elementos construidos cada vez con más complejidad, como pavimentos, hitos, muros, almacenes, hábitats o monumentos. En los ejemplos perdurables aún podemos observar la fortaleza y durabilidad de estas construcciones.

Aunque el arco del Mediterráneo es la zona donde predomina esta técnica, encontramos muchos otros ejemplos alrededor del mundo, siempre en zonas pedregosas. En el Estado español podemos decir que es en las Islas Balears, Tarragona y la comarca de Els Ports y El Maestrat donde encontramos mayor abundancia y diversidad de estas obras, las que conforman un valioso patrimonio construido, también localizamos elementos de piedra en seco en zonas de Andalucía, Aragón o La Mancha.

En la última mitad del siglo XX, la técnica de la piedra en seco fue dejando de utilizarse hasta convertirse en un trabajo de artesanía, supuestamente muy caro. Aunque ello no es cierto, ya que se realizan obras con esta técnica que resultan más económicas que hacerlas con hormigón. El cemento y el acero le han ganado terreno a la piedra por la rapidez en la ejecución de obra, pero la principal razón de la disminución del trabajo en piedra en seco es la creencia de que, mediante el uso del cemento y del hormigón se obtienen mejores resultados de solidez y resistencia. Esto, en la mayoría de los casos, no es cierto. En este sentido hay un gran desconocimiento de su realidad constructiva.

La técnica

En la construcción de elementos de piedra en seco, el único material de construcción que se utiliza es la piedra en bruto, ni agua, ni mortero. El ingenio de saber disponer correctamente cada piedra según el funcionamiento de las fuerzas de gravedad, es el único requisito para conseguir estructuras estables. Esta buena colocación de las piezas individuales permite pasar de “un montón de piedras” a un sistema que trabaja como un solo elemento. La combinación de sus diversas formas y medidas permite encajarlas, buscando siempre que quede el menor espacio posible entre ellas, mejorando la densidad del elemento final. Si tendemos al extremo de no dejar ningún espacio, funcionaría como una única piedra. Los paredadores dicen que si un derrumbe se rehace y sobra piedra es que se ha hecho peor de lo que estaba, si falta es que se ha hecho mejor.

La resistencia del conjunto viene dada por la resistencia de cada pieza, que varía en función del tipo de rocas, al coeficiente de deslizamiento que hay entre ellas y por la colocación de las piedras en función de las líneas de fuerza, asumiendo que trabajan solo a compresión. Con estas premisas se pueden resolver muchas estructuras si se modelizan correctamente y se buscan las piedras adecuadas. Según la dirección de la fuerza resultante y la forma final del elemento, las piedras deben ir colocadas de una u otra forma. Gracias a la gran resistencia, calidad y durabilidad de estas construcciones, todavía podemos ver elementos muy antiguos. 

La resistencia

Las propiedades de resistencia de las fábricas de piedra en seco todavía no se han estudiado en profundidad. Encontramos datos sobre la resistencia a compresión en PIET 70, en el Capítulo Obras de Fábrica, que la estipula entre 5 y 6 kp/cm2, pero este dato es solo indicador de valores mínimos orientativos; en la práctica, las fábricas de piedra en seco, cuando se ejecutan correctamente, presentan mayor resistencia.

En la Universidad de Lyon el año 2009, Anne-Sophie Colas presentó una tesis sobre la resistencia de los muros de contención en seco, que combinaba la modelización estructural teórica con el ensayo de resistencia práctico, que debía confirmar o rebatir estos cálculos. No hemos encontrado ningún otro estudio serio sobre el tema.

Capacidad drenante

También resulta sorprendente, para muchas personas, que la piedra en seco se utilice en usos relacionados con el agua; su permeabilidad y capacidad drenante la convierte en una técnica adecuada para realizar cimientos, zócalos, pozos, muros de contención de tierras, elementos de saneamiento, jardines y también para construir cubiertas totalmente impermeables, si se busca el efecto contrario de permeabilidad.

Trulli, vivienda en Alberobello (Italia).

Construcciones

Existe la creencia de que esta técnica constructiva es de uso exclusivo del sector agrario, pero la existencia de construcciones con más de quinientos años de antigüedad construidas con finalidad residencial completamente eficientes energéticamente, además de muchos otros ejemplos, evidencia la falsedad de este supuesto.

Ciertamente, la mayor parte de las construcciones existentes de piedra en seco responden a usos agrícolas, como los marges (pared seca), muros, corrales o casetas de pastor, sobre todo porque donde hay más abundancia de piedra es en el mundo rural, y porque el medio urbano es relativamente nuevo. La calidad de estas construcciones nos ha permitido realizar estructuras de sustentación, independientemente de estar en el medio rural o urbano. 

Las nuevas aportaciones pueden servir para abrir un gran abanico de posibilidades de uso de esta técnica para futuras necesidades. Cabe aprender de la experimentación histórica y seguir construyendo, porque la piedra en seco nos puede resolver muchos de los problemas actuales, tal como lo ha hecho siempre.

Beneficios sociales, culturales. Patrimonio histórico

Los beneficios sociales que aporta esta técnica, tan escasa en materiales y alta tecnología, no se deben dejar de lado. Actualmente vivimos un momento que no permite demasiados despilfarros y la necesidad de refugio, salud y trabajo es cada vez mayor. Tres elementos que nos puede proporcionar la piedra en seco. 

En Vistabella, la Asociació Cultural Grèvol en 1999 inició un proyecto de inventariado de casetas de piedra en seco en su término municipal. Estas actividades concluyeron con la realización de jornadas de reconstrucción de marges (pared seca) y casetas. Con la práctica hemos aprendido a entender los fundamentos de esta técnica y hemos trabajado con ella, consiguiendo un relevo generacional. 

Taller de piedra en seco, construyendo una cúpula en Altura, Castellón.

No podemos quedarnos en la catalogación de los elementos construidos, porque la mayor riqueza que nos aporta la piedra en seco es el conocimiento de su técnica constructiva, desarrollada durante siglos, que nos permitirá profundizar en la resolución de problemas actuales. 

Anualmente se realizan las Jornadas de la Piedra Seca en Vistabella, donde se muestra parte de este patrimonio construido, al mismo tiempo que se transmite esta técnica mediante talleres.

Relevo generacional y ocupación laboral

Todavía está pendiente la creación de una escuela de paredadores que estabilice este relevo generacional y fomente la ocupación laboral, tan precaria en estas zonas rurales. 

Normativa, ensayos, formación

También es necesario profundizar en las propiedades de resistencia que tiene la piedra en seco. Los ensayos normalizados permitirían una mayor confianza de los técnicos a la hora de aplicar esta técnica en sus proyectos, por no hablar de los problemas con las aseguradoras, que no quieren avalar construcciones de piedra en seco.

Tampoco en el Código Técnico de la Edificación se registran parámetros para su aplicación. Estas carencias nos han llevado a preparar cursos enfocados al estudio de resistencias de diversas estructuras y al aprendizaje de la técnica, exponiendo las bases del funcionamiento estructural y desarrollando su aplicación en casos concretos.

Dada la gran resistencia y versatilidad que estos elementos proporcionan, así como la posibilidad de la autoconstrucción, la economía de materiales y la saludable repercusión medio ambiental que tienen, cabe profundizar más en el estudio y en la práctica de esta técnica. 

Programa educativo en Vistabella

Queríamos hacer partícipes de su estudio a los más pequeños en Vistabella, dadas las características del entorno donde viven, y por este motivo se acordó la inclusión de esta materia en el programa educativo en forma de talleres. Finalmente esta propuesta no se llevó a cabo, actualmente colaboramos con la UJI en el PEU (Programa de Extensión Universitaria), ofreciendo cursos en los distintos pueblos del interior castellonense, como el realizado en octubre en Altura, sobre construcción de cúpulas. 

Medio natural

En el ámbito medio ambiental, las construcciones de piedra en seco aportan biodiversidad al entorno, fijan terrenos en erosión, no utilizan agua en su construcción, no aportan ningún material contaminante al terreno, ni dejan residuos cuando se deterioran y, además, se integran en el paisaje del entorno, por las texturas y colores que presentan.

Taller de piedra en seco, construyendo una cúpula en Altura, Castellón.

Legislación

En materia de legislación empieza a haber un cierto reconocimiento del valor de los elementos construidos en piedra en seco, debido al aumento de sensibilización ambiental de la sociedad. Normalmente se le atribuye valor paisajístico, sin entrar en los valores culturales, medio ambientales y sociales con que cuenta. En general no se establecen medidas concretas de protección y fomento de su uso, pero se proponen objetivos genéricos de protección y recuperación que deberían desarrollarse con leyes más específicas, como los Planes Generales o Planes Territoriales. 

La Ley 9/93 de 30 de septiembre del Patrimoni Cultural Català, estipula que: la herramienta básica para la salvaguarda del patrimonio arquitectónico rural en piedra seca tradicional de las masías y de las construcciones anexas, es la figura de bien cultural de interés local. En las Illes Balears existen algunos textos legislativos que especifican las condiciones de intervención en zonas donde existen elementos en piedra en seco, indicando la obligatoriedad de usar esta misma técnica; con esto se promociona la técnica en sí, a parte de los elementos construidos; se ha creado la «Escola de Margers» y las «Rutes de la pedra en sec»; sin embargo, es un caso muy aislado en nuestra geografía. En el ámbito valenciano las condiciones no se han desarrollado tan detalladamente. Solo encontramos en el Plan de Acción Territorial de Insfraestructura Verde y Paisaje de la Comunidad Valenciana una mención más específica que se limita a catalogar los Paisajes de Relevancia Regional y establecer objetivos de mantenimiento de su integridad y promoción de programas agroambientales, siempre integrando la piedra en seco como un elemento del sector agrícola.

En el apartado de Macizo del Penyagolosa y entorno de Vistabella, ni siquiera se nombran la construcción de piedra en seco como un elemento del paisaje. 

En Catalunya empiezan a editar algunos textos legislativos en el ámbito municipal, como el Cataleg de Bens Protegits i de Masies en Sòl no Urbanizatble, incorporado al Pla d’Ordenació Urbanística Municipal de l’Ajuntament de Mont-Roig, en que se declaran las 101 barracas de piedra en seco del término como Immobles Protegits amb Protección Integral, protección que se justifica por su condición de construcciones tradicionales del campo.

Aún así, las leyes nunca son tan esenciales como los movimientos ciudadanos o sociales a la hora de recuperar el uso de la técnica de la piedra en seco al ser organismos que nacen de la gente, que es quien tiene el poder de transformar la sociedad. 

Cúpula finalizada, en el taller de piedra en seco en Altura, Castellón.

Iniciativas

Desde hace décadas existen iniciativas que estudian esta temática con profusión, como la Coordinadora d’Entitats per la Pedra Seca, que el año 2003 recogió 10.000 firmas y las envió a la Direcció General de Patrimoni de la Generalitat de Catalunya, proponiendo la realización de una reglamentación específica para su preservación y la difusión de las construcciones de piedra seca, que todavía no se ha realizado. 

Hay otras iniciativas como TCAST (transferencia de habilidades y conocimientos técnicos), que promueven el relevo generacional en el oficio de paredador. También se han creado centros de interpretación o museos de la Piedra Seca, así como congresos y jornadas que abordan su estudio.

Los movimientos o asociaciones como Grèvol (Vistabella), El Cantal (Altura), Fundació el Solà ( La Fatarella) o GEVEN (Baix Penedès), entre muchas otras, trabajan para la recuperación y el inventariado de estas construcciones a escala local. 

También, amparándose en la Ley 9/1993 de 30 de septiembre sobre Patrimoni Cultural Català de la Generalitat de Catalunya, el Parc Natural de la Serra de Montsant en colaboración con la asociación Carrutxa, ha realizado un inventario de bienes con interés patrimonial de los elementos de piedra en seco, y el Parque debe establecer actuaciones de recuperación y/o conservación. Por este motivo se ha formado la brigada del Parque y se han impulsado talleres formativos de maestros margers (paredadores) con una doble finalidad: recuperar un oficio que se encuentra en peligro de desaparición por la falta de demanda y por el progresivo envejecimiento de los antiguos maestros, y rehabilitar y mantener una serie de elementos característicos de nuestro paisaje.

Excursión por la «Ruta de la Pedra en Sec”, Jornadas 2014, Vistabella, Castellón.

Evidentemente, lo más ecológico es utilizar los materiales que tenemos a nuestro alcance, sea la tierra, la piedra, la paja o las cañas. La técnica constructiva de la piedra en seco se ha desarrollado históricamente en las zonas de montaña debido a la abundancia de este material y nos ha dejado muchísimos ejemplos que aún se utilizan, con la inclusión en el programa educativo en la escuela que representa la historia, con el respeto hacia nuestro hábitat natural y con la curiosidad para resolver problemas actuales, podemos seguir investigando y compartiendo estos conocimientos, de forma que dejemos a las futuras generaciones alguna cosa más que vertederos. Con ilusión y ganas podemos hacer saludable el espacio que nos rodea. 

¡¡¡Otra arquitectura es posible!!!

Piedra seca en Mallorca

Mallorca es un paraíso para los amantes de la piedra seca por la cantidad y la calidad de sus muros. Aunque el trabajo con muros con piedra son habituales en todo el territorio es en la Serra de Tramuntana, declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en la categoría de Paisaje Cultural, donde se pueden encontrar los mejores ejemplos.

Vista aérea del barranco de Biniaraix, uno de los lugares más peculiares en cuanto a piedra seca se refiere.

Se estima más de 200 km2 de territorio de la montaña mallorquina está sostenida por bancales, en su mayoría realizados con técnicas bastante cuidadas y con unas características constructivas muy complejas. Algunos elementos que ejemplifican el grado de perfección del ribazo en la isla son las notables alturas medias de los muros de contención (son frecuentes los que tienen de 2 a 4 metros de alto), el predominio de la piedra bastante trabajada y –sobre todo– su integración en unos conjuntos complejos y planificados. Así, los campos formados por bancales están dotados de elementos complementarios, tanto para solucionar el acceso (escalones voladizos, escaleras, rampas), como con una finalidad hidráulica (albañales, acequias de drenaje, pozos, cisternas, aljibes…) y para servir de cobijo a las personas o al ganado. Quizá la atribución de este patrimonio a un colectivo de constructores altamente especializado hace que, a pesar de las décadas de abandono que han sufrido, se encuentre en un estado de conservación relativamente bueno.

Alumnos del centro de formación ArtifexBalear construyendo un auditorio en Deià.

Los valores ambientales de los conjuntos de bancales corren paralelos a su interés constructivo y patrimonial. Pero sin lugar a dudas, el principal valor ambiental de la obra de piedra es la función de regulación de la escorrentía ejercida por las terrazas de cultivo y elementos hidráulicos asociados, que se muestra fundamental en la regulación de las avenidas y de la pérdida de suelo en un lugar como la sierra de Tramuntana con una pluviosidad total anual muy elevada (hay zonas donde la media anual de precipitaciones llega a los 1.500 mm), y donde son posibles aguaceros de mucha intensidad horaria, con valores en 24 horas que a menudo superan los 200 mm y que, excepcionalmente, han alcanzado los 800 mm en un solo episodio. Se calcula una extensión de más de 10.0000 km de muro en la sierra de Tramuntana

Existe una técnica, única y depurada, en la colocación de la piedra en la pared, en forma poligonal, que confiere características peculiares a la pared seca investigada por Miquel Ramis. 

Caso de ejemplo

Por Oriol Roselló

Durante este verano de 2015, se ha levantado una peculiar cúpula en la afueras de Girona. Se trata de la última creación del despacho Bangolo para el prestigioso restaurante El Celler de Can Roca. Desde un principio se coincidió en la importancia de los conceptos por encima de criterios formales. De hecho, lo más significativo de este proyecto no se percibe a simple vista.

Estamos hablando de potenciar al máximo los materiales km 0 así como la capacitación de los artesanos locales. Tal como hemos abogado durante más de veinte años, creemos que las técnicas tradicionales tienen mucho que aportar al discurso sostenibilista que pesa sobre nuestro ejercicio profesional.

Sobre unas cimentaciones de sub-base se han levantado 18 pilares de piedra seca con un total de 600 T de piedra de Calaf. Esta piedra, distante a una hora de camión, desbancó a la primera opción de pocos km de distancia, por su peculiar origen lagunar que facilitaba mucho su puesta en obra. Debemos pensar que aparte de las limitaciones presupuestarias, en este caso la obra tenía que ejecutase en solo cuatro meses. 

El capítulo de piedra seca fue ejecutado por el artesano local Roger Soler con formación en escuelas especializadas en Inglaterra y Francia. La estructura de piedra en seco se terminó dentro de los plazos y sin incremento económico significante, lo que significó superar el mito que recae sobre las técnicas artesanales en las obras contemporáneas.

Esta peculiar cúpula se ha completado con una estructura de madera maciza, unas tejas de metacrilato y una combinación de entramado vegetal vivo y seco para sombrar, delimitar espacio y como difusores de luminarias. A fin de cuentas estamos en gran deuda con los famosos hermanos Roca por permitir que las técnicas tradicionales de construcción puedan gozar de un escenario con tanto poder mediático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustó este artículo?
¡Apoya a EcoHabitar!


Suscríbete al boletín


 

ANUNCIO
escudos térmicos by Mateu Ortoneda escudos térmicos by Mateu Ortoneda escudos térmicos by Mateu Ortoneda
ANUNCIO

Categorías

Síguenos

Tu tienda0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0