EcoHabitar

EL PORTAL DE REFERENCIA EN BIOCONSTRUCCIÓN

Normas de seguridad contra el radón en el CTE

El Código Técnico de Edificación establece normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes" además de endurecer los requisitos de eficiencia energética en las nuevas construcciones.

Este viernes, el Consejo de Ministros, ha aprobado una modificación relevante en materia edificatoria al añadir una sección al Documento Básico de Salubridad. Esta sección establece «normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes».

La norma se refiere a las medidas para impermeabilizar los edificios para que el gas radón no penetre y se acumule. Este gas esta presente, sobre todo en las zonas graníticas.

Desde el sector de la bioconstrucción y desde EcoHabitar venimos exigiendo una normativa que proteja a las personas contra este gas silencioso que causa más de 2000 muertes por cáncer en España al año. El gobierno debería haber implementado esta norma antes del 6 de febrero de 2018 según establecía la Directiva 59/2013/EURATOM para todos los países de la Unión Europea.

Eficiencia energética

Las nuevas normas pretenden mejorar la eficiencia energética de las viviendas y otras edificaciones al incorporar un Documento Básico de Ahorro de Energía. El cambio se hará mediante un decreto que se publicará en el BOE.

El nuevo reglamento supondrá de media una reducción del consumo de energía del 40% respecto a los edificios actuales, según estimaciones del Ministerio Fomento. Este decreto ha sido aprobado tras someterse a un proceso de información pública en la que, según Fomento, han intervenido los sectores afectados. Señalan, fuentes de este ministerio que «se alinea con las recientes iniciativas legislativas de tanto nacionales como europeas encaminadas al ahorro de energía en los distintos sectores y el fomento de las energías procedentes de fuentes renovables».

Uno de los cambios más notables es la rebaja de la energía primaria no renovable que pueden consumir los edificios. Esta idea, que se introdujo en la normativa por primera vez en 2017 (antes solo se tenía en cuenta el), señala cuánta energía no renovable puede consumir al año un edificio para abastecer calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustó este artículo?
¡Apoya a EcoHabitar!


Suscríbete al boletín


 

ANUNCIO
escudos térmicos by Mateu Ortoneda escudos térmicos by Mateu Ortoneda escudos térmicos by Mateu Ortoneda
ANUNCIO

Categorías

Productos de interés

Síguenos

Tu tienda0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0