EcoHabitar

EL PORTAL DE REFERENCIA EN BIOCONSTRUCCIÓN

Permacultura en el modelo educativo

La permacultura es una herramienta transformadora y crucial en los modelos educativos necesarios para emprender un cambio en el modelo de civilización.

En enero de 2018 el contador de emisiones globales de CO2 alcanzó las 408,05 ppm1. Hace tan solo 30 años estábamos en alrededor de 350 ppm, la cantidad máxima de emisiones consideradas como seguras para evitar un descontrol total desastroso del clima2, que se prevé suceda una vez que las temperaturas globales hayan alcanzado un aumento de 2 ºC. 

En 2015, 197 países firmaron el Acuerdo sobre el Clima de París3 que presenta un recorrido basado en la investigación científica para la humanidad, de cara a evitar estos efectos climáticos descontrolados. Los jóvenes que están cursando estudios en la actualidad están creciendo en un mundo que estará dominado por el contenido y las implicaciones del tratado sobre el cambio climático de París. Este Acuerdo determinará completamente sus vidas y tendrán que estar preparados emocional, intelectual y académicamente para lo que viene.

La educación puede jugar un papel importante

Teniendo esto en cuenta, creemos que el currículo de todos los órdenes educativos debería reorientarse rápidamente para crear una formación en consonancia con los desafíos de nuestro momento histórico y que permita formar a los estudiantes para vivir y adaptarse en esta nueva época de cambios constantes, en la que nuestro modo de vida, basado en la extracción de combustibles fósiles y de otras materias primas finitas, está llegando a su zenith4.

Una posible manera de reorientar el currículo, consistiría en informar todas las materias que ya se cursan con las aportaciones del pensamiento sistémico, ya que las problemáticas a las que nos enfrentamos son sistémicas y, por lo tanto, complejas. Esta complejidad puede incorporar programas educativos interdisciplinarios que permitan la interrelación de los distintos campos de estudio y eviten persistir en el reduccionismo y la especialización del conocimiento. 

Por otra parte, una manera bastante segura de avanzar hacia la sostenibilidad de las sociedades humanas, consiste en comprender e imitar los procesos de funcionamiento de los únicos sistemas sostenibles que conocemos: los ecosistemas naturales, y proporcionar este conocimiento a las nuevas generaciones. Consideramos que la única manera de proteger nuestro planeta, nuestra única casa, es la de conocer íntimamente los principios de funcionamiento de los ecosistemas naturales y hacer de ello una experiencia cotidiana de vida.

La permacultura como referente para la evolución del currículo

¿De qué manera se puede crear la conexión funcional entre el sistema pedagógico que informa la educación reglada actual (en plena fase de reconsideración por parte de los mismos estamentos educativos) y el pensamiento sistémico? Una posible manera es usar algo que ya existe, sin necesidad de perder un tiempo precioso y recursos en inventar algo nuevo, y existe una disciplina de diseño ecológico, con base sistémica y con sus cimientos fundados en el funcionamiento de los ecosistemas naturales, conocida como “permacultura” que tal vez pueda ofrecernos las herramientas que se necesitan para empezar esta transición de los sistemas educativos.

Según la visión estratégica de la permacultura, las problemáticas actuales pueden solucionarse en gran parte, desde un punto de vista técnico y ético, realizando nuevos y/o mejores diseños de los que hay en la actualidad, impulsados por la necesidad de dar respuestas, en la mayor brevedad posible, a los retos ambientales, sociales y económicos actuales. Con respeto al ámbito educativo, muchas personas del ámbito de la permacultura sentimos que el pensamiento sistémico y de diseño ecológico tiene un enorme potencial de influencia en la manera en que podrían hacerse las cosas en el mundo. Y si este marco de reflexión-acción se ofreciera desde la más temprana edad y desde todas las instituciones educativas hasta los estudios más académicos, como un marco básico e imprescindible de conocimiento del mundo, podría ser una base efectiva para los cambios que se necesitan.

La permacultura 

La permacultura no es un nuevo currículo. No hay nuevos estándares o materiales de contenido. Los principios de diseño de permacultura son las herramientas para aumentar la productividad dentro de los estándares y el marco que una escuela ya utiliza. Al mirar juntos al mundo a través de la visión de la permacultura, los maestros y estudiantes pueden aumentar la eficiencia, apilar funciones y acelerar las habilidades básicas, a la vez que ofrecen conectividad entre asignaturas que les permite a los estudiantes encontrar relevancia y compromiso con su trabajo.

Capacita a los estudiantes para hacer conexiones

Los estudiantes de permacultura estudian una metodología de diseño: un enfoque sistémico para entender las conexiones entre todas las partes de un sistema. Sumergirse en un estudio multidisciplinario permite a los estudiantes descubrir conexiones clave, como ver que la cultura es una función de la ecología, o que operar con un presupuesto solar es más complicado que poner paneles solares en el techo.

Los principios de diseño de permacultura son un filtro para desarrollar resultados más estratégicos que contienen un gran rigor académico y una mayor comprensión del enorme potencial de los estudiantes como creadores de cambio en sus comunidades.

Fomenta la empatía

Uno de los aspectos más singulares del diseño permacultural es su base ética como plataforma para la toma de decisiones futuras. Esta base permite un cambio estratégico en una manera que facilita al diseñador dirigirse hacia un camino de resultados amigables con el clima, y social y económicamente sostenibles. Representan una hoja de ruta sobre la que poner a prueba nuestras decisiones antes de implementarlas. Estos principios éticos son:

  • El cuidado de la Tierra y sus sistemas para la continuación de la vida. Esta ética reconoce la biosfera terrestre como un ser vivo del que todas somos parte. 
  • El cuidado de las personas.
  • Una redistribución inteligente de los excedentes para satisfacer las necesidades de las dos primeras éticas, impulsada por cuestiones tales como: ¿Nuestro proceso de toma de decisiones se centra en los resultados a corto y largo plazo?
  • Podemos continuar tomando estas decisiones de manera sostenible durante un largo período de tiempo?
  • ¿Podemos seguir consumiendo recursos tal como hemos estado haciendo hasta ahora? 
  • ¿Qué impacto tiene el aumento de la población en ámbito mundial y regional sobre los respectivos ecosistemas?

En medio de las noticias diarias sobre crímenes diversos, dictadores codiciosos, celebridades famosas actuando tontamente y reportes sobre la decadencia planetaria, los estudiantes encuentran bienvenido y productivo un sistema de decisiones éticas. La permacultura es un proceso de diseño positivista, enfocado en lo que podemos hacer hoy en día en este lugar, para hacer que las cosas comiencen a moverse en la dirección correcta.

Inspira el pro-activismo

Muchos de los fracasos asociados con los primeros movimientos ambientales surgen de la idea de que la gente empezaría a actuar si solo comprendiera lo terrible que son los problemas existentes. Esta idea de la toma de conciencia se quedó corta. A menudo, las personas no tenían ninguna relación con los lugares lejanos donde vivían los pandas o nadaban ballenas y el aumento de la culpabilidad hizo que muchos prestaran su atención a otros lugares para sentirse mejor, en lugar de inspirarlos a pasar a la acción.

La permacultura comienza con una evaluación del aquí y ahora, y comienza a todas las escalas para avanzar en un proceso más orientado a la acción. Cuando se aplica en las escuelas, los estudiantes ven rápidamente trabajos que pueden asumir y desarrollar soluciones exitosas. El pequeño éxito conduce a una mayor confianza y a una actitud positiva que aumenta con cada nuevo elemento en el diseño. Cuando entendemos las complejidades requeridas para arreglar un problema en nuestro propio “patio trasero”, desarrollamos una mayor comprensión de la monumental tarea que tenemos por delante a nivel global.

¿De qué manera cada sistema puede informar al otro, complementarse y enriquecerse? 

Una posibilidad podría ser mapear las materias básicas del currículo de la escuela reglada, en los diferentes pétalos de la flor de la permacultura, de modo que las materias clásicas del currículo escolar: matemáticas, geografía, historia, idiomas, física, dibujo/arte, etc., se aprenderían en un marco trasversal, informado por las tres éticas de la permacultura, los principios de diseño sistémico y aplicados en los diferentes ámbitos necesarios para crear una sociedad sostenible, representados por los diferentes pétalos. En cada pétalo se estudiaría la aplicación de las diferentes materias convencionales y, además, habría una materia transversal que sería la asignatura de diseño ecológico permacultural que entrenaría en la práctica del diseño, aunque su objetivo no sería necesariamente formar diseñadores profesionales a largo plazo, sino que en cursos superiores podría haber líneas de enseñanza para dirigir a los y las estudiantes, que así lo desearan, hacia este tipo de recorrido profesional.

El marco de aprendizaje sería el del aprendizaje en la acción5, que es el marco de aprendizaje que se utiliza en la formación avanzada en permacultura, y que anteriormente a la era moderna de la educación reglada que conocemos, también se utilizaba en las instituciones oficiales.

Imagen 1: El ciclo de Aprendizaje en la Acción de Kolb.

Somos conscientes de que los educadores tienen ya mucho trabajo, y tener que aprender e introducir nuevos métodos podría suponer una sobrecarga. Sin embargo, es necesario realizar cambios y se tendrán que desarrollar nuevas estrategias para apoyar a los educadores en este cambio de paradigma educativo. 

Otra posibilidad sería apoyarse en formadores de permacultura ya existentes y acreditados para ayudarles a redactar nuevos programas de estudio basados en la visión sistémica y en el marco de aprendizaje en la acción, así como en la realización de otras actividades prácticas. 

Esto se está haciendo; en varios países europeos ya se están desarrollando proyectos educativos con estas características, relatadas en un informe del proyecto Children and Permaculture. En uno de ellos los alumnos y alumnas de una escuela escocesa diseñaron e implementaron varios proyectos a lo largo de cuatro años, tales como: un vergel, un huerto, un aula exterior, un huerto de paz, unos bancales elevados, un pozo para hacer el fuego, sistemas de compostaje y vermicompostaje. Organizaron una escuela del bosque, cocinaron al aire libre, hicieron fotos, vídeos y una obra teatral relacionada con los trabajos mencionados.

La organización británica Sector39, ha puesto en marcha un programa de estudios para incorporar los 12 principios de diseño de permacultura de David Holmgren en varios contextos educativos. En la República Checa la ONG sin animo de lucro Cassiopeia, una ONG con 20 años de experiencia en el sector de la educación ambiental y con estudiantes de todas las edades, está llevando a cabo programas de permacultura en las escuelas de todo el país, a través de su red nacional de centros de educación ambiental por los cuales anualmente pasan hasta 317.000 niños y 100.000 adultos.

En general se han utilizado los enfoques siguientes para llevar a cabo actividades de permacultura en escuelas y parvularios (ver imagen 2) en diferentes países europeos.

Imagen 2. Diferentes estrategias para incluir programas basados en la permacultura en ámbitos educativos reglados

Conclusión

El cambio climático irá presionando en todos los sectores de la sociedad para que se adapten con más o menos rapidez a los cambios, cuya realidad ya ha empezado a manifestarse. 

Para hacer frente a estos cambios la humanidad del futuro tiene su mayor esperanza en tomar un enfoque proactivo, y el mayor potencial para que esto suceda reside en las generaciones más jóvenes del presente, así como en las del futuro.

Nuestra tarea como educadores es de empezar a formar a estas generaciones lo antes posible para que estén preparadas y puedan tomar las importantes decisiones que nos esperan. 

La permacultura es una muy buena candidata para apoyar en esta enorme tarea de transformación de los contenidos y los modelos educativos para el cambio que se necesita.


Referencias
1.- https://www.co2.earth/
2.- https://350.org/about/
3.- https://es.wikipedia.org/wiki/Acuerdo_de_Par%C3%ADs
4.- (de hecho ya se ha llegado con respecto al petróleo convencional) véase literatura sobre el pico del petróleo y EcoHabitar nº 15.
5.- Kolb, D. “Experiential Learning; Experiential as the source of learning and development”, 1984, Englewood Cliffs, NJ, Prentice Hall.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustó este artículo?
¡Apoya a EcoHabitar!


Suscríbete al boletín


 

ANUNCIO
escudos térmicos by Mateu Ortoneda escudos térmicos by Mateu Ortoneda escudos térmicos by Mateu Ortoneda
ANUNCIO

Categorías

Síguenos

Tu tienda0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0